CRÓNICA DEL CONGRESO INTERNACIONAL

‘EULALIA DE MÉRIDA Y SU FIGURA HISTÓRICA’

Entre los días 25 y 27 de Noviembre de 2004 en el Salón de Actos del Museo Nacional de Arte Romano, el Congreso Internacional ‘Eulalia de Mérida y su figura histórica’. Se pretendía analizar la figura de Eulalia de Mérida al tiempo que abordar el contexto histórico en que vivió y murió, el culto primitivo que se formó y, por último, las manifestaciones artísticas y literarias a que dio origen, todo ello, claro está, sin olvidar la lógica vinculación con la ciudad que la vio nacer.

La dirección científica del Congreso recayó en la persona del Dr. José María Alvarez Martínez, Director del Museo Nacional de Arte Romano y de la Asociación para el culto de la Mártir Santa Eulalia de Mérida, institución que al igual la Fundación El Monte, la Parroquia de Santa Eulalia y la Asociación de Amigos del Camino de Santiago colaboró en la organización.

La inauguración del Congreso corrió a cargo del Alcalde–Presidente del Excmo. Ayuntamiento de Mérida, don Pedro Acedo Penco, en presencia del Excmo. y Revdsmo. Sr. Arzobispo Emérito de la Diócesis de Mérida–Badajoz, don Antonio Montero Moreno, y del Director General de Promoción Cultural de la Junta de Extremadura, don José María de Pedro Corrales.

El Congreso, que reunió a algunos de los mejores especialistas en la materia, como se verá, se articuló en cuatro secciones

SECCIÓN I
SANTA EULALIA Y SU TIEMPO.

Estuvo coordinada por el Prof. Dr. Ramón Teja Casuso, Catedrático de Historia Antigua de la Universidad de Cantabria, que fue quien pronunció una conferencia inaugural bajo el título “La Iglesia y la sociedad hispanas en la época de Santa Eulalia (siglos III – IV)”. En dicha conferencia analizó:

·      La profunda crisis política, económica y social que padeció el Imperio Romano en la época en que vivió y sufrió martirio Eulalia de Mérida.

·      El gran arraigo  social que había alcanzado la Iglesia, facilitado por el largo período de paz de medio siglo que había sucedido a la última persecución decretada por Valeriano.

·      El por qué de la persecución de Diocleciano y su posible respuesta, que el ponente explicó en base a la política religiosa de este emperador y con la finalidad de apuntalar la unidad religiosa del Imperio en torno a su figura y a los cultos tradicionales.

A la Profrª Dra. Alba María Orselli, Catedrática de Historia del Cristianismo Antiguo y Medieval de la Universidad de Bolonia (Rávena, Italia) se le encargó una ponencia (“Los ‘santos patrones’: los mártires como patronos cívicos en el Occidente romano”) que pusiera de manifiesto el importante papel que en la Antigüedad desempeñaron los mártires en el patronazgo de las ciudades y que sirvió para entender en su justa dimensión la figura de Eulalia como patrona de Augusta Emerita.

En el desarrollo del culto tuvo gran protagonismo la difusión que se hizo de las reliquias. Para exponer esta interesante parcela del conocimiento se invitó a participar al Prof. Dr. Luigi Canetti, Investigador de Historia del Cristianismo Antiguo y Medieval de la Universidad de Bolonia (Rávena, Italia), con una intervención titulada “Reliquias y tesoros eclesiásticos entre la Antigüedad y la Edad Media” El objeto de su exposición fue la de  poner de manifiesto la estrecha relación existente entre el valor simbólico y el valor económico de las reliquias conservadas en los edificios de culto entre la Antigüedad Tardía y la Alta Edad Media.

El martirio de Eulalia no fue, cosa lógica, un hecho aislado en la comunidad cristiana hispana, aunque no puede generalizarse la idea de que la persecución fuera extraordinariamente dilatada en cuanto a su número y coordenadas espacio – temporales. El martirologio hispano fue analizado por la Profa. Dra. Isabel Velázquez Soriano, Titular del Dpto. de Filología Latina de la Universidad Complutense de Madrid (“Mártires hispanos en la Antigüedad”). Su exposición abordó una panorámica de los principales mártires hispanos de la Antigüedad Tardía y el tipo de fuentes que han recogido sus historias, a través del análisis de algunos datos y del culto que dichos mártires reciben, a partir de las primeras manifestaciones constatables.

La pasión de Eulalia dio origen a uno de los cantos martiriales más hermosos que se hayan escrito, el contenido en el “Libro de las Coronas” del poeta hispano – romano del siglo IV Aurelio Prudencio Clemente. Como marco e introducción al estudio del precitado himno, el Catedrático de Filología Latina de la Universidad de Extremadura (Cáceres), Prof. Dr. Eustaquio Sánchez Salor disertó sobre “La literatura martirial latina”, haciendo especial hincapié en las notas concordantes y discordantes entre los diferentes autores y los préstamos literarios entre ellos. De igual modo, el también Catedrático de Filología Latina de la Universidad de Extremadura, Prof. Dr. César Chaparro diseccionó “El Himno de Prudencio en honor a Santa Eulalia” A pesar de lo mucho que se ha escrito sobre Prudencio y su producción literaria, aún quedan “lecturas” que hacer de su obra. Una de ellas es la que tiene que ver con el modo de hacer literatura en una época de radical experimentación y abierta manipulación del lenguaje, en formas y contenidos “hiperconstruidos”. Desde esta perspectiva se examinó el Himno III del Peristephanon, dedicado a honrar la Pasión de la mártir Eulalia. Y como el examen de todo el poema excedería en mucho el marco temporal de su intervención, se fijó el ponente en el tópico retórico de la laus urbis y su incidencia en la composición del himno mencionado.

La sesión vespertina del mismo día le correspondió abrirla al Dr. Pedro Mateos Cruz, Director del Instituto de Arqueología de Mérida (C.S.I.C.) y Director Científico del Consorcio de la Ciudad Monumental de Mérida. Su intervención versó sobre “Eulalia y la cristianización de la topografía en Augusta Emerita”. El siglo IV supuso para Augusta Emerita un momento de especial relevancia que se va a plasmar en su urbanismo, con diversos cambios que se producen al confluir factores vinculados con el cambio social, económico, administrativo y religioso que afecta a todo el Imperio. Elementos como la elección de Mérida como capital de la Diócesis Hispaniarum tras la reforma administrativa propiciada por Diocleciano, y las consecuencias que de este nuevo status se derivan o la introducción en la ciudad de nuevas manifestaciones culturales y arquitectónicas vinculadas con el cristianismo, provocarán a lo largo de la cuarta y quinta centuria cambios urbanísticos que darán lugar a una nueva realidad urbana que se conoce como topografía cristiana y que se caracteriza por la existencia de nuevos referentes arquitectónicos y urbanísticos que polarizan la vida de la ciudad a lo largo de los siglos que constituyen la Mérida Tardo antigua (s. IV-VIII), aspectos todos ellos analizados por Mateos.

SECCIÓN II
EL CULTO A SANTA EULALIA A TRAVÉS DE LA HISTORIA.

Estuvo coordinada por el Prof. Dr. Justo García Sánchez, Catedrático de Derecho Romano de la Universidad de Oviedo.

El Prof. D. Teodoro López y López, Académico C. de la Real de la Historia, fue el encargado de inaugurar esta Sección Segunda con una conferencia titulada “La figura de la Mártir Eulalia en su liturgia propia”. Su intervención se centró en dos partes: Presentar el perfil de Eulalia – mártir et virgo – entroncado en el  ministerio de Cristo y señalar las líneas históricas ante la crítica contemporánea.

Más específicamente que en el caso precedente, al ser el tema de estudio más acotado y permitir una mayor profundización, el Dr. Francisco Tejada Vizuete, Académico de la Real de Extremadura de las Letras y las Artes y Director del Archivo y Museo Catedralicio de Badajoz detalló “El Sermonario de Santa Eulalia”. Tras la predicación en la fiesta patronal, en el funeral o en las honras de un personaje público, con ocasión de la colocación de alguna imagen nueva en altar y retablo o de las rogativas ante la imagen devocional, cuando se presentaba una calamidad pública, etc., los predicadores, sirviéndose de determinados mecenazgos, solían dar sus prédicas a la imprenta. De tres de ellas dedicadas a Santa Eulalia y conservadas en Extremadura se ocupó el Dr. Tejada.

El primer día del Congreso finalizó con la participación de los ponentes y participantes en el acto de inauguración de la Exposición ‘Eulalia de Mérida y su proyección en la Historia’, organizada por el Ministerio de Cultura, a través de la Dirección General de Promoción de las Bellas Artes y la Fundación ‘El Monte’, en la Sala de Exposiciones Temporales del Museo Nacional de Arte Romano. Se pretendía de este modo hacer coincidir Exposición y Congreso Internacional para que parte de los temas que se iban a abordar en este se vieran reflejados de forma plástica en la Muestra, que recogió materiales expresivos de distintas disciplinas artísticas y museos e instituciones del solar hispano.

El día 26 de Noviembre, segundo de celebración del Congreso, se continuó con las sesiones correspondientes a la Sección Segunda, abierta la jornada precedente. La intervención prevista del Prof. Dr. José Luis Matos, que iba a versar sobre el culto a Santa Eulalia en territorio portugués no pudo llevarse a efecto por haber declinado a última hora su participación, aduciendo motivos personales. Ello motivó que no se contase con el suficiente margen de maniobra para sustituir convenientemente la conferencia, por lo que se produjo un ligero avance en el Programa, tomando la palabra el Dr. José María Martí Bonet, Director del Archivo del Arzobispado de Barcelona, quien analizó el tema “Eulalia de Barcelona: Contexto de la Diócesis de Barcelona en el siglo IV d.C.”. El Dr. Bonet, defendió la historicidad de la mártir barcinonense, a la que calificó como ‘atleta de Cristo’ y abogó por una figura histórica independiente de todo punto de la homónima emeritense, si bien no dejó de señalar los múltiples puntos de contacto que entre ambas existen.

El ya citado Dr. Justo García Sánchez habló de un tema bien conocido por él, pues no en vano es autor de un sustancioso volumen que recoge sus investigaciones, el del culto a Santa Eulalia en Oviedo. “Santa Eulalia en Oviedo”, constituyó un recorrido por la devoción a la mártir emeritense tanto en la ciudad, como en la Diócesis y Principado, de la que es patrona desde el siglo XVII.

Otro de los jalones del culto a Eulalia bien desarrollado en el territorio hispano es el asentado en la ciudad murciana de Totana. Para hablar de “El culto y la devoción a Santa Eulalia de Mérida en Totana (Murcia)”, se invitó a participar a D. Juan Cánovas Mulero, Secretario del Patronato de la Fundación ‘La Santa’ (Totana). A las tierras del antiguo Reino de Murcia llegó el testimonio de Eulalia de Mérida tras la reconquista y la cristianización del territorio. A partir de entonces, los vecinos de Totana crearon un lugar de especial encuentro para la devoción a la mártir emeritense: el Santuario de Santa Eulalia, «La Santa», un conjunto arquitectónico integrado en plenitud con la naturaleza y situado en las estribaciones de la Sierra de Espuña, a 7 kilómetros de la ciudad de Totana. En ese hermoso lugar la devoción a Santa Eulalia arraigó a partir del siglo XIII con la incorporación de la taifa musulmana de Murcia a la Corona de Castilla, tras la gesta reconquistadora del monarca castellano Alfonso X el Sabio que, en 1257, entregó las tierras de Aledo y Totana al maestre de la Orden Militar de Santiago, Pelay Pérez Correa, personaje vinculado también a la ciudad de Mérida.

Pero el culto a Eulalia no sólo se difundió por el solar hispano sino que muy pronto traspasó los límites peninsulares, inundando de advocaciones pueblos, lugares y accidentes geográficos. Como no podía ser de otra manera, también el culto fue ultramarino y alcanzó las tierras americanas. Para dar una visión de conjunto del fenómeno se expuso la ponencia “El culto a Santa Eulalia y su proyección en América”, a cargo del Dr. José Luis de la Barrera, Conservador del Museo Nacional de Arte Romano y Comisario de la Exposición ‘Eulalia de Mérida y su proyección en la Historia’, a que hemos aludido. La exposición se centró en dos ejes vertebradores: de una parte, el culto, con las reliquias como vector de difusión, y, de otra, el análisis de tres lugares en que el culto ha tenido y tiene especial relevancia: Santa Eulalia de Acopaya (Huarochirí, Perú), Santa Eulalia de los Cuchumatanes (Guatemala) y Real de Minas de Santa Eulalia (Méjico).

Para dar por concluidas las sesiones de la mañana y la Sección, se dio paso a la Conferencia del Prof.Dr. Enrique Cerrillo Martín de Cáceres, Catedrático de Prehistoria y Arqueología de la Universidad de Extremadura (Cáceres), quien disertó sobre “La Aldehuela y Santa Olalla en Cáceres. A la búsqueda de santos y mártires en las villas y ciudades de Extremadura en los siglos XVII y XVIII”. En Cáceres existe una antigua tradición local que identificó las ruinas romanas de la Aldehuela con el pretendido pagus Pontinaus de la passio eulaliense. Ello se refuerza aún más con la presencia de una construcción de época tardo antigua y con elementos decorativos coetáneos. Toda esta tradición se reactivó en el siglo XVII ante la necesidad de asociar mártires a todos los lugares, villas y ciudades de cierta importancia. Será a partir de entonces cuando aún cobre más fuerza aquella tradición y se introduzca a la Mártir emeritense en la iconografía como una parte importante de los santos locales. Igualmente, el Dr. Cerrillo analizó los restos epigráficos, arquitectónicos y decorativos hallados en las inmediaciones de la ermita dedicada a santa Olalla.

SECCIÓN III
MANIFESTACIONES ARTÍSTICAS EN TORNO AL CULTO A SANTA EULALIA.-

Coordinada por el Dr. D. Francisco Tejada Vizuete, Académico de la Real de Extremadura de las Letras y las Artes y Director del Museo y Archivo Catedralicio de Badajoz, a quien le correspondió abrir las sesiones correspondientes a esta Sección III con una conferencia titulada: “La basílica de Santa Eulalia a través de los tiempos”. En ella se pudo ver una evolución diacrónica de la fábrica de la iglesia, desde su fundación hasta épocas recientes, valiéndose para ello del aporte de restos arqueológicos descubiertos en las excavaciones del subsuelo, relaciones de noticias contenidas en los Libros de Visitas de los Caballeros de la Orden de Santiago y en otros autores antiguos.

La iconografía de la Mártir Santa Eulalia”, corrió a cargo de la Profa. Dra. María Cruz Villalón, Titular de Historia del Arte de la Universidad de Extremadura (Cáceres). Su intervención abordó un comentario sobre algunas imágenes de la Baja Antigüedad y de la Edad Media, en las que se estudia el modo de representar a la Santa y las pervivencias o innovaciones de los elementos y atributos que la acompañan y la identifican.

Esta conferencia debía complementarse con la pronunciada por el Prof. Dr. Antonio de la Banda y Vargas, Catedrático Emérito de Historia del Arte de la Universidad de Sevilla y Director de la Real Academia e Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría, bajo el epígrafe “Santa Eulalia en el arte español”, pero, desgraciadamente, no ocurrió así ya que una afección del ponente lo impidió. No obstante su ausencia, que lamentó profundamente, informó de su ferviente deseo de contribuir a las actas que se publicaran y que recogieran cada una de las intervenciones, lo que finalmente no pudo hacerse. Al hilo de lo que decimos, hacemos constar, igualmente, que se contó con una colaboración adicional, debida a la pluma de la Dra. Annette Brasseur, Profesora de la Universidad de Lille III (Francia), a la que se invitó a participar con un tema sobre el culto a Santa Eulalia en Francia, del que es experta, pero que, por problemas de agenda, no pudo aceptar. El título de su contribución, recogido en el libro de Actas del Congreso es

Quien sí lo hizo y con suficiencia fue D. Antonio Mateos Martín de Rodrigo, quien expuso sus recientes investigaciones sobre “Santa Eulalia y los orígenes de las leguas y literaturas europeas”, articulando su ponencia en los siguientes apartados:

·      Santa Eulalia según Aurelio Prudencio Clemente o la creación del prototipo literario de la mujer medieval.

·      Santa Eulalia en las literaturas romances en general desde la literatura francesa en particular a través de  “La Cantilène de sainte Eulalie”, siglo IX.

·      Santa Eulalia  en los orígenes de la literatura española e italiana: “el poema de santa Oria” o santa Eulalia de Mérida como precursora de Beatriz en la “Divina Comedia”.

·      Santa Eulalia en los orígenes de la literatura europea (romance y germánica).

·      Santa Eulalia en los orígenes de las lenguas romances.

Bajo el título “Hymnodia eulaliense”, y en el que  no están comprendidos solamente aquellas composiciones musicales que por su forma y estructuras son himnos propiamente, sino también todas las composiciones musicales relacionadas con la Mártir Santa Eulalia se ocupó el musicólogo e investigador D. Manuel Domínguez Merino.

Las ponencias correspondientes a este día y sección fueron cerradas por la investigadora Dña. Celia Porras, quien analizó “La iconografía de los santos Serván y Germán”, compañeros de martirio de Santa Eulalia y patronos de la ciudad, al igual que patronos de la ciudad y diócesis de Cádiz. La intervención estaba plenamente justificada por el hecho de que también este año (escasamente un mes antes de la inauguración del Congreso) y más concretamente el 23 de octubre se cumplía el XVII Centenario de su dies natalis.

Como colofón a los trabajos del segundo día de Congreso se programó una visita guiada a la Cripta de la iglesia de santa Eulalia. La visita a dicha cripta, que alberga, como se sabe, los restos arquitectónicos de la primitiva basílica visigoda y la tumba de los metropolitanos emeritenses de este período, así como el probable martyrium de Eulalia, fue conducida por el Dr. Pedro Mateos, Director que fue de las excavaciones arqueológicas y el mejor conocedor de las ruinas descubiertas. A continuación, ya en la nave principal de la iglesia, los congresistas pudieron asistir a la presentación del volumen “Eulalia de Mérida, la grandeza de lo pequeño”, del que es autor el Sr. Antonio Mateos, uno de los ponentes del Congreso Internacional.

SECCIÓN IV
MÉRIDA Y SANTA EULALIA.-

Fue coordinada por el Dr. José Luis de la Barrera, Conservador del Museo Nacional de Arte Romano de Mérida, quien dio paso a la primera de las intervenciones previstas, la del Dr. José María Alvarez Martínez, Director del Museo y del Congreso, el cual pergeñó el culto eulaliense en la ciudad que le vio nacer, con especial mención a los hitos del mismo, como, por ejemplo, la vinculación de la Monarquía española con la devoción a Eulalia de Mérida.

Existe una manifestación muy particular en la celebración del día 10 de diciembre, festividad de la Mártir emeritense, cual es la “pincha” o apertura de las pitarras, cuyo origen responde con mucha probabilidad a las características que en el pasado ha tenido la producción vitivinícola de la comarca. La comunicación de don José Luis Mosquera Müller, Cronista Oficial de Mérida, titulada “Santa Eulalia: de lo divino a lo profano” versó sobre el vino, elemento con connotaciones tanto profanas como divinas en toda celebración de la vieja y nueva cristiandad, apuntando algunas manifestaciones de su presencia entre los primeros cristianos de Emerita, Capital de la Diócesis de Hispania.

Desde una vertiente puramente confesional se estudió el papel que la mártir emeritense ha ejercido y ejerce sobre la comunidad cristiana, tarea que corrió a cargo de don Juan Fernández López, Canónigo de la Concatedral de Santa María y autor de libros relacionados con el culto eulaliense. En “Fervor eulaliense de los emeritenses” hizo un repaso desde el año 304 d.C. hasta el presente, con una serie de recomendaciones finales para mantener vivo el fervor de los naturales para con su patrona.

Fruto de ese fervor fueron las realizaciones escultóricas y arquitectónicas de la época moderna. Reutilizando materiales escultóricos de época romana, los emeritenses del siglo XVII construyeron tres monumentos que han pasado a brillar, con luz propia, en el paisaje urbano de Mérida. De ellos, del “obelisco”, del “hornito” y del “humilladero”, se ocupó el Dr. Walter Trillmich, ex Director del Deutsches Archäologisches Institut (Berlin) en sus “Monumentos eulalienses de Mérida”.

Don José Caballero Rodríguez, investigador, resumió en su ponencia “Espectáculos profanos en la festividad de Santa Eulalia” todos aquellos actos que, en época moderna y contemporánea, han venido a llenar de contenido lúdico la festividad de la patrona de Mérida. Las fiestas patronales se nutren tradicionalmente de las mejores programaciones recreativas y culturales al alcance del erario público y privado. En el caso emeritense y en los siglos XIX y XX —los abordados por el ponente—, la festividad de Santa Eulalia en diciembre representa la gran celebración invernal en contraposición a las veraniegas de la Feria septembrina. Las crónicas nos hablan de la presencia de espectáculos múltiples según el signo de los tiempos, de algunos de los cuales se hizo mención. Esta intervención fue, a la postre, la última del congreso habida cuenta que la de don Juan A. Morales – Pogonowski Martín, Correspondiente de la Real  Academia Matritense de Heráldica y Genealogía, que iba a disertar sobre la “Asociación para el culto a la Mártir Santa Eulalia de Mérida” no pudo efectuarse por incapacidad física del ponente.

Se realizó una postrera sesión de conclusiones, conducida por el Secretario del Congreso, a cargo de cada uno de los coordinadores de las distintas sesiones, al término de la cual se procedió, por parte del Vicario del Arzobispado de Mérida – Badajoz a la Clausura Oficial.

En lo que se refiere al número de inscritos al Congreso, éste fue de 140, que era el número admisible, pues éste es el aforo del Salón de Actos del Museo Nacional de Arte Romano.

La Universidad de Extremadura concedió 3 créditos universitarios (2’5 presenciales y 0’5 no presenciales) a aquellos alumnos inscritos que asistieron a la totalidad de la sesiones y realizaron un trabajo sobre el contenido de las mismas.