EL HUMILLADERO

Es el más humilde de los monumentos dedicados a Santa Eulalia en el antiguo Arribal y está formado por una peana de mármol, un pequeño fuste y una cruz; en su frente se lee: “ La ciudad de Mérida mandó hazer este s(anto) humilladero con las limosnas della i de su iurisdición por se tradición verdadera que la v(irgen) S(anta) Olalla fue açotada en una coluna q(ue)en este sitio fue conocida, siendo Governador D. Luís Manrique de Lara, año de 1612”.

Este humilladero se encuentra en la primera encrucijada del antiguo Camino de Mérida a Madrid.