PROCESIONES

En siglos anteriores santa Eulalia procesionaba más a menudo por las calles emeritenses cuando la ciudad padecía de males e infortunios para pedir su protección; actualmente Santa Eulalia sólo procesiona en dos ocasiones: los días 9 y 10 de diciembre.

Sepamos cómo eran estas procesiones en el año 1633 en palabras de Bernabé Moreno de Vargas: “Celébrase aquí con mucha solemnidad el día de la virgen y mártir santa Eulalia, que es a 10 de diciembre, fiesta de guardar con vigilia; hay comedias, danzas y otros regocijos y fiestas. La Justicia y Regimiento en forma de ciudad va el día antes a vísperas; aquella noche hay luminarias por todas las calles y algunas veces máscaras y encamisadas de caballeros. El día siguiente se halla la ciudad en la procesión que hay general; sale de la iglesia de Santa María con todos los clérigos y curas de las parroquias y sus cruces; y asimismo los religiosos de los conventos, e insignias y pendones de todas las ermitas y cofradías; llevan en ella la imagen de santa Eulalia en sus andas ricamente aderezadas, y va hasta su iglesia, estando aderezadas las calles y ventanas por donde pasa y se dice misa con mucha solemnidad y se predican los milagros y alabanzas de esta santa, y acabada la misa vuelve la procesión a santa María dejando en su iglesia la imagen de la gloriosa mártir.”

Actualmente la Procesión de Vísperas o del día 9 cambia todos los años su recorrido y por el centro de Mérida y procura encontrar siempre un monumento de su pasado; en ella Santa Eulalia es presenciada y acompañada por numerosos emeritenses y vecinos de las poblaciones cercanas, así como por devotos que se desplazan desde los más diversos lugares de España; especialmente en esta Processión se nota la presencia multicolor y bulliciosa de “Los Peregrinos de la Mártir”.

La procesión del día 10 es de una solemnidad absoluta; desde el cierre del Cuartel “Hernán Cortés” Santa Eulalia salía de la Concatedral a los sones del himno “Gloria y Honor” pero el año pasado, por la presencia de un piquete de voluntarios del Grupo de Artillería A.T.P. XI procedentes de la Base General Menacho de Badajoz, nuestra Patrona volvió a ser honrada con el Himno Nacional; y como en 1633 todos los religiosos de Mérida, cofradías, hermandades y asociaciones, autoridades civiles y militares, devotos y curiosos la acompañan por un recorrido inalterable: Concatedral de Santa María, Plaza de España pasando por el Ayuntamiento, su Calle, su Rambla y la Avenida de Extremadura en donde se encuentra su Basílica.

En esta Procesión destaca la presencia de la Asociación de la Antigua, organizadora de varios actos ya esenciales en la Procesión: la Ofrenda Floral y de Baile en el Hornito tras haber puesto una nota de música extremeña durante el recorrido procesional.

Esta Ofrenda Floral es encabezada por el Alcalde de la Ciudad y el Presidente de nuestra Asociación.

Tras ser despedida Santa Eulalia por numerosísimos fieles, con un alarde de habilidad por parte de sus portadores, comienza la celebración Eucarística, generalmente, concelebrada por numerosos sacerdotes y el Arzobispo..